Quien se robo mi familia?

Detrás de la inestabilidad que afecta a millones de familias en todo el mundo hay razones profundas. Una imagen simplista del poder de la tecnología nos ha acostumbrado a que el esfuerzo y el sufrimiento no tienen sentido. Marcadas así por un egoísmo cómodo, las parejas están prontas a tomar la vía de la separación como lo “normal” y lo socialmente aceptable. Una respuesta real implica una mirada nueva y agradecida a la Cruz de Cristo.

[Si estás leyendo esto en Facebook y deseas escuchar la predicación a la que aquí se hace referencia, haz click en “Publicación Original.”]

Play
Play