Elecciones europeas: la trampa del pánico antipopulista

“Los votantes europeos no solo tienen miedo al nacionalismo. Como recordó poco antes de las elecciones Ilke Toygür, analista del Real Instituto Elcano, “la lista de los problemas y los temores de los ciudadanos es muy larga y diversa”. Está el miedo a un futuro “más desigual y precario”, al deterioro medioambiental, a la inmigración ilegal, al terrorismo, al desempleo… Y atender esa variedad de preocupaciones exige algo más que “un mensaje de buenos contra malos”…”

Haz clic aquí!

Los peligros de la «democracia del corazón»

“Estas inquietudes, estos desvelos o expectativas de los ciudadanos, están siendo destilados por dirigentes políticos que han sucumbido a lo fútil y a cuestiones de corto calado, como consecuencia del estado de permanente ansiedad en el que se han instalado, sometidos estrictamente a la popularidad de sus decisiones, que a su vez se retroalimenta con una demanda popular de cuestiones de fácil inteligibilidad que no suponga un especial esfuerzo intelectual…”

Haz clic aquí!

Estar a la derecha de Dios, ¿tiene también un sentido político?

Saludo cordial F. Nelson, hombre de Dios. En este Evangelio se habla de que los que están a la derecha del Padre, irán a la salvación eterna y, los que están a la izquierda, irán a la condenación eterna. La Sagrada escritura está llena de simbologia. Como entender esto o también tiene significación política…? Gracias por su respuesta. — O.A.

* * *

No tiene una significación política directa.

La “derecha de Dios” (la diestra) es una expresión usada con cierta frecuencia en el Antiguo testamento en el contexto de las batallas de Dios contra los enemigos de su pueblo. Y la razón es obvia: en los enfrentamientos reales entre ejércitos, la inmensa mayoría de los soldados eran diestros, o sea, usaban sobre todo su mano derecha. Era normal entonces que se viera a la mano derecha como la mano que hace las proezas en una guerra. Al hablar de la “diestra” de Dios, esa experiencia, puramente estadística, adquiere un valor simbólico muy fuerte: cuando Dios “desnuda su diestra” es como el Guerrero Mayor que entra en el combate de manera decisiva y siempre victoriosa.

Sobre esa base, es entendible que se considere lo que está “a la derecha” de Dios como aquello que está unido a su fuerza y a su victoria, aunque esta localización física no tiene un valor absoluto. Así por ejemplo vemos que los Zebedeos, Juan y Santiago, querían estar uno a la derecha y otro a la izquierda, donde se ve que la lateralidad no era lo más importante, sino la cercanía.

Lo importante en todo caso es percibir el mensaje profundo de coherencia en la fe y servicio al prójimo: las imágenes específicas de un lado o de otro no tienen tanto peso ni importancia en comparación.