La misericordia rescata al hombre y rescata el plan de amor de Dios

(1) El plan de Dios Padre se hace visible en la manera como obra el padre de la parábola del hijo pródigo. La propuesta de este papá va en clave de “nosotros;” en clave de COMUNIÓN.

(2) El pecado es una herida en el corazón de Dios Padre porque es siempre una fractura en la comunión querida por Dios. Es el vano intento de ser un “dios” chiquito que dispone de su pequeño territorio a su antojo.

(3) La comunión y transparencia se aprenden y se enseñan fundamentalmente en casa: el futuro de nuestra vida cristiana coincide con el futuro de la familia.

(4) Dios sabe de nuestras fragilidades y errores, y está dispuesto a volver a empezar con cada uno de nosotros. ¿Por qué? Porque así es su modo de amar, así es su MISERICORDIA.

Play