Un Contestador en el Cielo

¿Qué sucedería si Dios instalara un contestador telefónico automático en el cielo? Imagínate orando y escuchando el siguiente mensaje:

Gracias por llamar a la Casa de mi Padre. Por favor selecciona una de estas opciones:

* Presiona 1 para peticiones.

* Presiona 2 para acciones de gracias.

* Presiona 3 para quejas.

* Presiona 4 para cualquier otro asunto”

Imagínate que Dios usara esta conocida excusa:

“De momento todos nuestros ángeles están ocupados, atendiendo a otros clientes. Por favor manténgase orando en la línea, su llamada será atendida en el orden que fue recibida.”…

¿Te imaginas obteniendo este tipo de respuestas cuando llames a Dios en tu oración?:

* Si deseas hablar con Gabriel, presiona 5.

*Con Miguel, presiona 6.

*Con cualquier otro ángel, presiona 7.

* Si deseas que el Rey David te cante un Salmo, presiona 8.

* Si deseas obtener respuestas a preguntas necias sobre los dinosaurios, la edad de la Tierra, donde esta el Arca de Noe, por favor espérate a llegar al Cielo.

¿Te imaginas lo siguiente en tu oración?:

Nuestra computadora señala que ya llamaste hoy. Por favor despeja la línea para otros que también quieren orar…

O bien: Nuestras oficinas están cerradas por Semana Santa. Por favor, vuelve a llamar el Lunes.

Gracias a Dios que esto no sucede!

Gracias a Dios que le puedes llamar en oración cuantas veces necesites!

Gracias a Dios que a la primera llamada, El siempre te contesta!

Gracias a Dios porque la línea de Jesús nunca esta ocupada!

Gracias a Dios que El nos responde y nos conoce por nuestro nombre!

Gracias a Dios que El conoce nuestras necesidades antes de que se las manifestemos!

Gracias a DIOS porque de nosotros depende llamarle en oración!!

Confesándose con Dios… por medio del sacerdote

Cierto día, en Misa un amigo dirigiendose a otro le comentaba:

– Me alegra que por fin te hayas decidido a confesarte… y a comulgar.

– ¿Confesar yo?, decía el interpelado. No, no soy tan tonto. Los curas no son necesarios; son hombres como tú y como yo y lo que hago es confesarme con Dios: le cuento lo que me pasa, le pido perdón y listo.

– Es asombroso, respondió su amigo, lo inteligente que eres. La verdad es posible que tengas razón, y que todos los demás seamos unos imbéciles, pero lo que no me cabe en la cabeza es como un hombre de tu inteligencia se queda en la mitad.

– ¿La mitad?. No te entiendo, preguntó a la vez el otro.

– Sí hombre, contestó. Tú has comulgado y te has arrodillado ante el Sagrario. Pues bien dada tu mente inteligente y abierta lo más logico sería que fueses al mercado comprases un poco de pan, lo consagrases tú, comulgases, y te guardases el resto en una urna, ¿no? Pero a quedarte a medias….

– Yo no puedo consagrar; ese poder Dios se lo dió solo a los sacerdotes, y -gracias amigo, me has hecho ver claro. Tengo suerte, aún hay un confesionario.

Bendiciones y Desgracias

En un pequeño pueblo vivía un anciano con su hijo de 17 años. Un día, el único caballo blanco con que trabajaba saltó la reja y se fue con varios caballos salvajes.

La gente del pueblo murmuraba: ¡que desgracia la suya, don Cipriano! Y el tranquilo, contestaba: “quizás una desgracia o quizás una bendición”.

Días después, el caballo blanco volvió junto a un hermoso caballo salvaje,y la gente saludaba al anciano diciéndole: “¡que bendición!”, a lo que don Cipriano replicaba: “quizás una desgracia o quizás una bendición”.

A los pocos días, el hijo adolescente, mientras montaba el caballo salvaje para domarlo, fue derribado y se fracturÓ una pierna, a raíz de lo cual empezó a cojear, y la gente le decía al anciano: ¡que desgracia la suya, buen hombre, a lo que replicaba: “quizás una desgracia o quizás una bendición”.

Días después inicio la guerra y todos los jóvenes del pueblo fueron llevados al frente de batalla, pero a su hijo no lo llevaron por su cojera, y toda la gente del pueblo saludaba al anciano y le comentaba: ¡Que bendición la suya, don Cipriano!. Y él, con su fe inquebrantable, contestó una vez mas diciendo: Solo Dios lo sabe, quizás sea una bendición o quizás sea una desgracia.

Efectivamente, sólo Dios sabe, El nunca se equivoca. Por eso debemos agradecerle a Dios todo lo bueno y lo malo que nos sucede a lo largo de nuestra vida, porque todo tiene una razón de ser….. Y él jamas nos mandaría algo que no pudiésemos soportar o superar a traves de la fe y el amor a Dios.

Actitud Alegre

Un señor de la ciudad fue a pasar unas vacaciones a las sierras, a unas altas montañas.

Tenía un trabajo que lo agobiaba, muchos problemas y quería renunciar a todo.

Un amigo lo convenció que antes se tomase un descanso en la montaña y así lo hizo.

Todas las tardes salía a dar un paseo y de regreso solía encontrarse una viejecita que regresaba a su casa.

Se podía observar que la anciana había estado trabajando todo el día y que le costaba trabajo subir una cuesta muy empinada con una pesada carga de leña sobre sus espaldas.

Sin embargo, la humilde anciana nunca mostraba en su rostro el más leve signo de malhumor o impaciencia. Iba siempre risueña y alegre.

La saludaba todos las tardes, preguntándose cómo le haría para no quejarse. Pensaba el señor que él, con menos problemas y muchos más bienes materiales que la viejecita, era un impaciente y siempre andaba de mal humor.

Por fin un día se decidió a preguntárselo. Al verla se le acercó y le pidió le explicara cómo le hacía para estar siempre alegre a pesar de lo cansada que debía estar.

La viejecita le contestó: “Tengo un secreto que me hace estar menos cansada y saber llevar el cansancio con alegría”.

El señor tuvo gran curiosidad por saber de qué se trataba, y le preguntó si acaso era un brebaje o una medicina.

“No señor, nada de eso”, respondió la viejecita. Y continuó diciéndole: “Tengo una oración que me hace olvidar mis penas y cansancios”. El señor le preguntó con interés de que oración se trataba.

“Durante el día pienso a ratos en Jesús cuando llevaba cargando la cruz hacia el Calvario, y medito las palabras de Dios a Adán en el principio de la humanidad: “Comerás tu pan con el sudor de tu frente”. Y entonces me repito constantemente: “¡Que se haga como Dios quiere! ¡Que se haga como Dios quiere!”. Y esa oración me da un gran aliento para continuar adelante. Es la fe y el amor a Dios lo que me da fuerzas en mi debilidad”.

El señor después de meditar las palabras de la viejecita, regresó a su vida cotidiana con una razón suficientemente fuerte para ya no desesperarse y continuar luchando.