Incitación al odio o Discurso de Odio: Herramientas “legales” para censurar y crear presuntas víctimas

“Se ha convertido en un arma de todo aquel que no resiste una concepción diferente a la que se tiene. Es un elemento usado para coartar opiniones simplemente porque no les gusta y las tacha desde su única y propia percepción como ofensiva u odiosa y por consiguiente debe ser obligatoriamente silenciada, y eso es totalitarismo que no concuerda con la democracia en ningún sentido…”

Haz clic aquí!

Doce principios para vivir el evangelio en la sociedad actual

Principio de complejidad: No hay una receta única para apresurar la llegada del Reino de Dios.

Principio de formación permanente: Absolutizar el aquí y el ahora es obrar como enemigo de sí mismo

Principio de discernimiento: A cada decisión le debe preceder una pregunta: ¿Cuál es la puerta?

Principio de santidad personal y comunitaria: Solo unidos a Dios avanza la Historia a su fin propio.

Principio de la santa astucia: Hemos de ser hábiles para desenmascarar sin amargura y para lograr que el bien sea tan atractivo como sea posible.

Principio de proporción temporal: Así como cosechamos de lo que otros sembraron, hemos de sembrar sabiendo que otros cosecharán.

Principio de doble pertenencia y doble excelencia: Las razones del laico deben ser capaces de dialogar con todos pero sus motivaciones y metas no brotan de todos sino de Aquel que está por encima de todos.

Principio de genuina fortaleza: Toda élite es frágil y será reemplazada por otra élite. La fuerza está en la base.

Principio de austeridad: La libertad del corazón se encarna en sobriedad y generosidad.

Principio de misericordia: La calidad de una civilización se mide por la manera como trata a los más débiles.

Principio de comunicación independiente: La comunicación interna y el rostro público de los cristianos no pueden quedar en manos de los no creyentes. Atención a la “guerra semántica.”

Principio de trascendencia infinita: La meta es que Dios sea todo en todos.

Play