El Papa está Cansado

En 23 años y 5 meses de pontificado estas son algunas de las razones por las cuales el Papa está cansado.

Número de viajes fuera de Italia: 95

Número de viajes en Italia sin incluir Roma: 140

Visitas en Roma y Castelgandolfo: 726

Beatificaciones: 1,282

Canonizaciones: 456

Número de naciones visitadas: 130

Número de ciudades visitadas: 604

Número de discursos fuera de Italia: 3,430

Discursos en su Pontificado: 20,341

Documentos: 13 encíclicas, 13 exhortaciones apostólicas, 11

Instituciones apostólicas, 41 cartas apostólicas, catecismo.

Número de audiencias generales: 1,218

Número de las personas que han asistido a las audiencias generales: 16’930,200.

Duración de los viajes de su Pontificado: 541 días, 18 horas, 25 minutos.

Porcentaje de viajes y del tiempo de Pontificado: 9.75%

Total de kilómetros recorridos: 1’840,607

Es 28.3 veces la vuelta a la tierra.

Es 2.97 veces la distancia entre la tierra y la luna.

Y todo ello con una jornada de 18 horas de trabajo. Ha sufrido 6 operaciones. En una de ellas le cortaron 2.5 metros de intestino. Tiene artrosis en una pierna que le dificulta su

movilidad.

A PESAR DE ELLO NO SE QUEJA Y SIGUE ADELANTE.

En su último viaje a Bulgaria le preguntaron acerca de su posible renuncia. Él respondió: “Si Cristo hubiera bajado de la cruz, yo tendría derecho a renunciar…”

Hijos Predilectos

Desde hace unos años se ha popularizado la expresión “hijos predilectos” para referirse a nosotros los sacerdotes. Es algo que uno agradece, cómo no, pero que también engendra algunos reparos.

A mí personalmente me gusta más encontrar las “preferencias” de Jesús, y por tanto a sus “preferidos”, siguiendo el testimonio de los evangelios.

Es verdad que el Señor dijo a sus apóstoles: “a vosotros no os llamo siervos; os llamo amigos” (Jn 15,15), y es verdad que en ello hay un signo elocuente y bello de predilección, pero notemos que esta elección conlleva una misión. No se trata de ser los consentidos de Cristo, ni de crear unos cristianos “de primera”, ante los ojos de los demás, que serían los “de segunda”.

Seguir leyendo “Hijos Predilectos”