El Concilio Vaticano II, cuarenta años después (2)

El propósito del Concilio

Pero, ¿qué era lo que quería el Concilio como tal? Incluso la memoria de los Papas de aquella época, Juan XXIII y Pablo VI, se ve emborronada por la controversia. Ya he escrito antes algo sobre el Papa Bueno y sobre aquella palabra clave que él puso de moda: “aggiornamento“; guardadas las proporciones, bastante de esos escritos puede aplicarse a su inmediato sucesor.

Seguir leyendo “El Concilio Vaticano II, cuarenta años después (2)”

El Concilio Vaticano II, cuarenta años después (1)

Desde el descontento hasta la gratitud

El 8 de diciembre de 1965 tuvo lugar la clausura del Concilio Vaticano II, sin duda el acontecimiento eclesial de mayor impacto en el siglo XX. Cuarenta años después la discusión sobre sus intenciones, logros y deficiencias es amplia y algunas veces agria. No es difícil encontrar posturas divergentes, que van desde el descontento hasta la gratitud. Hay quienes piensan que apenas se avanzó un poco, aunque en la dirección correcta, y hay quienes piensan que sólo un milagro puede salvar a la Iglesia de los desmanes de aquella época. Algunos hablan como si la Iglesia hubiera empezado a existir hace 40 años y otros creen que la Iglesia, la verdadera, existió sólo hasta el comienzo del Concilio.

La discusión no es menos intensa si se piensa en las realidades actuales. Para algunos, el Papa Juan Pablo II es el adalid y verdadero intérprete del Concilio; otros dirán que él consumó la “traición” a la tradición, y otros que traicionó el “espíritu” del Concilio. Especialmente esta última expresión es bastante socorrida por esta época aquí en Europa: para muchos el Papa Benedicto viene a ser el sepulturero de ese “espíritu,” pues las consignas esenciales de colegialidad, subsidiaredad, comunión y participación están siendo relegadas bajo montañas de leyes, rúbricas, disciplina y manuales.

Seguir leyendo “El Concilio Vaticano II, cuarenta años después (1)”

Algo sobre el poder, 3

Pero, ¿quién hace la agenda?

Una de las características de la palabra profética es que se adelanta a su tiempo. Esto ha caracterizado tan hondamente a los profetas que la mayor parte de la gente asocia profetizar con “anunciar por anticipado.” Historias como la de Jonás muestran los límites de esta perspectiva. Jonás predijo la catástrofe de Nínive, y esto a la postré no sucedió, para disgusto dle mismo profeta. Dios le explicó que no habría tal catástrofe porque él es compasivo y porque los ninivitas cambiaron su vida; se convirtieron precisamente al escuchar la palabra de Jonás. Así queda a la vista que el profeta no es alguien que ha visto una película del futuro y nos da adelantos, sino alguien que va en la avanzada y que, recibiendo luz de Dios, entra en los caminos de la Historia por senderos mucho más hondos y certeros.

Seguir leyendo “Algo sobre el poder, 3”

Algo sobre el poder, 2

El Papa quiere obispos que asuman más su rol profético

El 5 de noviembre pasado, con motivo de la visita ad limina de los obispos de Austria, el Papa Benedicto XVI exhortó al episcopado de ese país con palabras que son una invitación en línea con el ministerio de los profetas, los apóstoles y los mártires:

Por lo que se refiere al testimonio de fe, recordad que es el primer deber del obispo. ‘No me acobardé de anunciaros todo el designio de Dios’, dijo el apóstol San Pablo en Efeso. Es verdad que debemos actuar con delicadeza, pero esa actitud no debe impedirnos presentar con claridad el mensaje divino, incluso en aquellas materias que no gozan de la simpatía general, o que provocan reacciones de protesta o incluso de burla, sobre todo en el ámbito de la verdad de la fe o de las enseñanzas morales.

Señales en la misma dirección parecen dar algunos obispos españoles que se han unidos a manifestaciones públicas y marchas, o que en sus declaraciones han salido en defensa de valores como la familia tradicional. En otra línea, se recuerda bien todavía la huelga de hambre del obispo franciscano Luiz Flavio Cappio, para impedir que el trasvase del Río San Francisco, segundo más importante de Brasil, dejara sin agua o encareciera excesivamente el agua de miles de campesinos. Al final, el gobierno de ese país aceptó reabrir la discusión sobre el proyecto en su conjunto.

Seguir leyendo “Algo sobre el poder, 2”