Conversion al abandonar el estilo homosexual

homosexual convertido
Guillermo Márquez, coordinador de Courage Latino en Querétaro (México), fundó y perteneció a un grupo “con características similares a las que tiene el grupo del P. (Robert) Coogan” -Comunidad San Elredo, en Saltillo-, sin embargo y con el paso del tiempo decidió abandonarlo, pues “me di cuenta que no podía estar bien con Dios y la Iglesia si mantenía un estilo de vida homosexual”. Click!

Intervencion de la Santa Sede en la ONU sobre orientacion sexual

La Santa Sede desea afirmar su creencia profundamente sostenida de que la sexualidad humana es un don que se expresa de modo genuino en la entrega completa y para toda la vida de un hombre y una mujer en el matrimonio. La sexualidad humana, como cualquier actividad voluntaria, posee una dimensión moral: es una actividad que pone a la voluntad individual al servicio de un fin; no es una ‘identidad’. En otras palabras, procede de la acción y no del ser, incluso aunque algunas tendencias u “orientaciones sexuales” tengan raíces profundas en la personalidad. Negar la dimensión moral de la sexualidad lleva a negar la libertad de la persona en esta materia, y socava en última instancia su dignidad ontológica.

Publicado via email a partir de Palabras de camino

Si le preguntaran que quiere, diria un papa y una mama

Monseñor Juan Vicente Córdoba, secretario general de la Conferencia Episcopal, habló Claramente con Clara Elvira Ospira, directora de Noticias RCN, sobre la demanda que busca vía libre para la adopción de niños por parte de parejas homosexuales.

Córdoba afirmó que la adopción no es para llenar vacios afectivos o emocionales de una pareja, sino para cuidar a un niño al que le está faltando una familia. Por esa razón, se debe tratar de recuperar lo que el niño perdió que es un papá y una mamá.

El prelado aseguró que esta posición de la iglesia no implica discriminación, porque la Iglesia no desconoce los derechos de los homosexuales a vivir en pareja, pero afirmó que lo que sí es una discriminación es obligar al niño a tener dos papás o dos mamás.

Publicado via email a partir de Palabras de camino

La protesta de los 143 teologos

Ciento cuarenta y tres profesores de las facultades de teología alemanas, suizas y austriacas han dado a conocer en días pasados un texto titulado “Iglesia 2011 – un viraje necesario”. ¿Qué es lo que piden? Obviamente “reformas profundas”, como por ejemplo la abolición del celibato obligatorio para los sacerdotes de rito latino y, por tanto, la apertura a la ordenación de hombres casados, la adopción de “estructuras más sinodales a todos los niveles de la Iglesia”, la implicación de los fieles en el proceso de selección de párrocos y obispos, la apertura a las mujeres “en el ministerio de la Iglesia”, el reconocimiento de los matrimonios gay y de los divorciados que se han casado nuevamente.
 
Los firmantes sostienen que sólo abriéndose a estas reformas, por ser precisamente un “viraje necesario”, la Iglesia podrá retomar vigor y volver a hablar a los hombres y a las mujeres del siglo veintiuno. El elenco no es en absoluto sorprendente. Aquellas propuestas que los teólogos firmantes sostienen ser virajes necesarios, son de hecho propuestas archiconocidas y debatidas desde hace decenios.
 
Algunas de éstas aparecen como muy auto-referenciales y clericales. Es verdad, por ejemplo, que la merma de vocaciones comienza a ser un problema también en Occidente, y es cierto que precisamente en Alemania y en Austria existen muchos casos de presbíteros que conviven con mujeres y no lo esconden, pero, ¿de veras la abolición de la norma del celibato es la respuesta a esta situación? Más, ¿de verdad la respuesta a la crisis de fe es la apertura a la ordenación ministerial de las mujeres en la Iglesia? ¿Pensamos de verdad que un cambio en la doctrina sobre la homosexualidad podría llenar nuevamente las iglesias semivacías?
 
Basta mirar a lo que ha sucedido en la Iglesia anglicana para darse cuenta de que la respuesta a la secularización no puede ser otra secularización, como demuestra la constante hemorragia de fieles no obstante el viraje más liberal (desde el sacerdocio hasta el episcopado femenino y la apertura a sacerdotes gay convivientes). Lo que llama la atención en la iniciativa de los 143 teólogos es el hecho de que cíclicamente se reabren cuestiones sin tomar en consideración el hecho de que sobre estas cuestiones el magisterio ha reflexionado e intervenido muchas veces.

Publicado via email a partir de Palabras de camino