LA GRACIA del Jueves 25 de Agosto de 2011

Si comparamos la predicación de Galilea y la de Judea, parece que se tratara de dos personas distintas. Pero la alegría del primer anuncio no ha desaparecido cuando Cristo llega a su final: en ese final brillará el amor, que es el único capaz de renovarlo todo.

Play

Play