Una de las aportaciones fundamentales de Santo Tomás de Aquino a la Teología

“Uno de los puntos fundamentales de la Teología tomista es el que se refiere al origen radical de las cosas. Se trata de un problema ontológico que exige una gnoseología adecuada. Los filósofos griegos, en un principio pensaron que sólo existían cuerpos materiales increados y que la producción de nuevos cuerpos consistía en agrupaciones nuevas de cualidades sensibles. Se trataba de transmutaciones accidentales que no planteaban el origen radical de los existentes…”

Haz clic aquí!

Inmortalidad del alma espiritual humana

“La «metaantropología» –tal como denomina Abelardo Lobato a la doctrina del hombre del Aquinate– prueba la existencia y naturaleza de una unión de lo espiritual, de un ente substancial, subsistente o con un ser propio como toda substancia, con una parte substancial incompleta, como es la materia. Además, que el espíritu humano es el alma de la materia o forma del cuerpo, y, que ello constituye la unidad del compuesto, La misma naturaleza del espíritu humano requiere informar al cuerpo. La unión substancial o en el único ser del alma y del cuerpo del hombre, que se sigue de este peculiar hilemorfismo explica porqué los dos constitutivos del hombre estén referidos mutuamente. El alma espiritual lo es de un cuerpo y el cuerpo material lo es de un espíritu. El uno es para el otro en la unidad del compuesto humano. Por separado, ni el cuerpo ni el alma constituyen al hombre. El cadáver no es el hombre, ni el alma separada tampoco…”

Haz clic aquí!

La unión humana del alma y el cuerpo

“El espíritu humano, aunque sea una substancia, ha probado el Aquinate, puede ser parte del hombre como forma del cuerpo, porque confiere su propio ser espiritual a todo el compuesto humano. Después de la exposición y demostración de su tesis, añade: «Esto nos mueve a considerar la admirable conexión de las cosas»…”

Haz clic aquí!