¿Hay mérito en tener fe?

Según hemos ya expuesto (1-2 q.114 a.3 y 4), nuestros actos son meritorios en cuanto que proceden del libre albedrío movido por la gracia de Dios. De ahí que todo acto humano, si está bajo el libre albedrío y es referido a Dios, puede ser meritorio. Ahora bien, el de la fe es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina bajo el imperio de la voluntad movida por la gracia de Dios; se trata, pues, de un acto sometido al libre albedrío y es referido a Dios. En consecuencia, el acto de fe puede ser meritorio. (S. Th., II-II, q.2, a.9, resp.)


[Estos fragmentos han sido tomados de la Suma Teológica de Santo Tomás, en la segunda sección de la segunda parte. Pueden leerse en orden los fragmentos publicados haciendo clic aquí.]

¿Se puede creer en Cristo y no en la Trinidad? – Responde Santo Tomás

No se puede creer explícitamente en el misterio de Cristo sin la fe en la Trinidad. El misterio de Cristo, efectivamente, incluye que el Hijo de Dios asumió nuestra carne, que renovó al mundo por la gracia del Espíritu Santo, y también fue concebido del Espíritu Santo. Por eso, del mismo modo que, antes de Cristo, el misterio de El fue creído explícitamente por los mayores, y, por los menores, de manera implícita y como entre sombras, así también el misterio de la Trinidad. Por consiguiente, en el tiempo subsiguiente a la divulgación de la gracia están todos obligados a creer explícitamente el misterio de la Trinidad. Y cuantos renacen en Cristo lo consiguen por la invocación de la Trinidad, según consta en San Mateo: Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28,19). (S. Th., II-II, q.2, a.8, resp.)


[Estos fragmentos han sido tomados de la Suma Teológica de Santo Tomás, en la segunda sección de la segunda parte. Pueden leerse en orden los fragmentos publicados haciendo clic aquí.]

¿Para salvarse hay que creer explícitamente en Cristo? – Responde Santo Tomás

Pertenece al objeto propio y principal de la fe aquello por lo que consigue el hombre la bienaventuranza. Ahora bien, el camino por el que llega el hombre a la bienaventuranza es el misterio de la encarnación y pasión de Cristo, según este testimonio: No hay en el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos (Act 4,12). Luego en todo tiempo fue necesario que el misterio de la encarnación de Cristo fuera de alguna manera conocido por todos los hombres. Pero esta fe ha revestido modalidades distintas según la diversidad de tiempo y de personas.

Antes del pecado tuvo el hombre fe explícita en la encarnación de Cristo en cuanto que iba ordenada a la consumación de la gloria, mas no en cuanto ordenada a la liberación del pecado por la pasión y la resurrección, pues el hombre no podía conocer con antelación su futura caída en el pecado. Parece, sin embargo, que tuvo presciencia de la encarnación de Cristo por las palabras que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se adherirá a su mujer, y vendrán a ser los dos una sola carne (Gén 2,24), palabras que comenta el Apóstol: Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y a la Iglesia (Ef 5,32). Y no es creíble que este misterio fuera ignorado por el primer hombre.

Pero después del pecado fue creído explícitamente el misterio de Cristo no sólo en cuanto a la encarnación, sino también en cuanto a la pasión y a la resurrección, por las cuales es liberado el género humano del pecado y de la muerte. De otra suerte no se hubiera podido prefigurar la pasión de Cristo en ciertos sacrificios tanto antes como bajo la ley. Estos sacrificios tenían, ciertamente, un significado conocido explícitamente por los mayores; los menores, en cambio, conocían algo bajo el velo de tales sacrificios, creyendo que habían sido dispuestos divinamente en orden a Cristo que había de venir. Y así, como ya hemos expuesto (q.1 a.7), las cosas que se refieren al misterio de Cristo las conocieron de una manera tanto más clara cuanto más cercanos estuvieron a Cristo.

Mas en el tiempo de la gracia revelada, mayores y menores están obligados a tener fe explícita en los misterios de Cristo, sobre todo en cuanto que son celebrados solemnemente en la Iglesia y se proponen en público, como son los artículos de la encarnación de que hablamos en otro lugar (q.1 a.8). En cuanto a otras consideraciones sutiles sobre artículos de la fe, hay quienes están obligados a creer de manera más o menos explícita, según el estado y oficio de cada cual.

Muchos gentiles tuvieron revelación de Cristo, como consta por las cosas que predijeron sobre él. Así, en Job se dice: Bien sé yo que mi defensor está vivo (Job 19,25). Asimismo, la Sibila, según el testimonio de San Agustín, predijo algo sobre Cristo. La historia de los romanos nos refiere también que, en tiempo de Constantino Augusto y de Irene, su madre, se encontró un sepulcro sobre el que yacía un hombre que tenía en el pecho una lámina de oro con esta inscripción: Cristo nacerá de una virgen y creo en El. ¡Oh sol!, en tiempo de Constantino y de Irene me verás de nuevo.

Si ha habido quienes se hayan salvado sin recibir ninguna revelación, no lo han sido sin la fe en el Mediador. Pues aunque no tuvieran fe explícita, la tuvieron implícita en la divina providencia, creyendo que Dios es liberador de los hombres según su beneplácito y conforme El mismo lo hubiere revelado a algunos conocedores de la verdad, a tenor de las palabras de Job: Nos instruye más que a las bestias de la tierra (Job 35,11). (S. Th., II-II, q.2, a.7, resp. et ad 3m)


[Estos fragmentos han sido tomados de la Suma Teológica de Santo Tomás, en la segunda sección de la segunda parte. Pueden leerse en orden los fragmentos publicados haciendo clic aquí.]

Sobre la profesión de fe los domingos

QUIERO COMENTARLE ALGO QUE ME ESTA PASANDO DURANTE LA EUCARISTÍA DOMINICAL;HAY SACERDOTES QUE NO REZAN EL YO PECADOR NI EL CREDO SI NO QUE DICEN USTEDES CREEN…………Y ESO ME PARECE QUE ASÍ LOS NIÑOS Y AUN ALGUNOS JÓVENES NUNCA SE LOS VAN A APRENDER Y POR ENDE NUNCA LOS VAN A REZAR,ENTONCES A MI ME PARECE QUE NO ESTA BIEN HECHO Y ME PONGO A REZARLOS INTERIORMENTE.

* * *

Cuando se trata de expresar, exponer o celebrar nuestra fe, suele suceder que no hay una forma única y perfecta de hacer las cosas. Eso explica por qué en el mismo Misal Romano se ofrecen alternativas. Para decir el “Señor, ten piedad” hay más 10 introducciones distintas. No es novelería sino conciencia de dos cosas:

1. El misterio de la compasión divina no cabe completo en ninguna de nuestras fórmulas.

2. Usar demasiado una sola fórmula no es buena idea porque lo demasiado repetido tiende a volverse inconsciente y mecánico.

Algo parecido sucede con el Credo, que por eso en todos los misales aparece por lo menos en dos versiones: la “larga” (Credo Nicenoconstantinopolitano) y la “corta” (Símbolo de los Apóstoles).

Es verdad que en el rito de la Misa como tal no se incluye la posibilidad de una versión “dialogada” (preguntas y respuestas) pero también es verdad que en la Misa por excelencia, que es la de la Vigilia Pascual, la “Solemnidad de Solemnidades,” el Credo sólo dice en forma interrogada, con respuestas por parte del pueblo. Eso tiene que decirnos algo.

El error quizás es hacer esta parte de la misa SIEMPRE en forma interrogada porque eso termina exacerbando la creatividad de los celebrantes y ayuda, como Usted dice al preguntar, a que la gente no fije en la memoria los textos centrales de nuestra fe.

Por otra parte, la forma interrogativa tiene algunos valores: obliga a una atención más vigilante y a una apropiación más personal de aquello que creemos.

En resumen: bien utilizada, y sin que sea el único modo de renovar nuestra fe, la forma dialogada tiene valor.