codicia

El mal no tiene que tener poder en ti

Hay remedio para la codicia, si se cultivan tres cosas: la honradez, desde una convicción interna; la misercordia, desde un corazón solidario; y la oración, desde la certeza de que sólo Dios es Señor de todos. Una homilía para el Domingo No. 25 del Tiempo Ordinario, en el Ciclo C.