No se diga que no lo intenté

Lo intenté pero de nuevo tuve que devolverme. No funcionó. Tampoco esta vez funcionó, aunque yo quería mucho que sí funcionara.

Hablo de Microsoft, especificamente de su Office. Ya yo no uso el navegador de Bill Gates (el ubicuo Internet Explorer) sino para dos cosas: para actualizar Windows, porque así ha amarrado Gates su sistema operacional con su navegador, y para comprobar que las cosas de la página se puedan ver bien en el browser que usa más del 90% de los PCs en el mundo.

Pero yo ya me liberé del IE. Ahora soy un entusiasta usuario más de Firefox, del cual tendré que hablar extensamente en otras oportunidades.

Seguir leyendo “No se diga que no lo intenté”

Biotecnología

¿Qué lugar, literalmente hablando, tendrá la tecnología en nuestras vidas, o mejor: en las vidas de quienes estén por este planeta en 50 o 100 años?

Desde los relojes hasta las agendas digitales; desde los teléfonos celulares con cámara hasta los tablet es evidente que la tendencia global es acercar la respuesta a la necesidad. Al fin y al cabo, la teconología puede ser bella, cómoda, miniaturista o económica… todo eso puede ser, pero en cualquier caso debe ser útil, y la utilidad crece cuando la respuesta a una necesidad está más cerca de esa necesidad.

En la práctica esto supone tres retos simultáneos: eficiencia, movilidad y ergonomía.

La eficiencia es aquí la capacidad de lograr un objetivo de la manera más completa, ágil, confiable y económica, ya se trate de hacer un cálculo, procesar un texto, enviar una imagen, emitir un sonido. Entra en este campo también el reciclaje y la correcta manipulación de los desechos.

Seguir leyendo “Biotecnología”