Lecciones prácticas sobre la pureza

La castidad -la de cada uno en su estado: soltero, casado, viudo, sacerdote- es una triunfante afirmación del amor.

El “milagro” de la pureza tiene como puntos de apoyo la oración y la mortificación.

Más peligrosa se demuestra la tentación contra la castidad, cuanto más disimulada viene: por presentarse insidiosamente, engaña mejor. -¡No transijas, ni siquiera con la excusa de no “parecer raro”!

Más pensamientos de San Josemaría.

Una entrevista sobre el voto de castidad

Estas son las preguntas:

  • ¿En qué consiste el voto de castidad que los religiosos profesan públicamente?
  • Según su criterio, ¿Se podría concebir la vida religiosa sin el voto de castidad?
  • Según su criterio, ¿cuáles son los beneficios de una vivencia madura del voto de castidad?
  • Siendo un fraile de experiencia, ¿qué consejo le puede dar a los que están inquietos por la vida religiosa pero les cuesta comprender el voto de castidad?
Play