Una profunda relación de amor con Jesucristo

¡Dichosas aquellas almas bienaventuradas que, cuando oyen hablar de Jesús le reconocen al punto como el Camino, la Verdad y la Vida!

Una vez más has sentido a Cristo muy cerca. -Y una vez más has comprendido que todo lo tienes que hacer por El.

Acércate más al Señor…, ¡más! -Hasta que se convierta en tu Amigo, en tu Confidente, en tu Guía.

Más pensamientos de San Josemaría.

Trato de amistad y amor con Dios

Un rato de meditación diaria -unión de amistad con Dios- es cosa propia de personas que saben aprovechar rectamente su vida; de cristianos conscientes, que obran en consecuencia.

Los enamorados no saben decirse adiós: se acompañan siempre. -Tú y yo, ¿amamos así al Señor?

¿No has visto cómo, para agradar y bien parecer, se arreglan los que se aman?… -Pues así has de arreglar y componer tu alma

Más pensamientos de San Josemaría.

Prisa de amor

Si el Señor te ha llamado “amigo”, has de responder a la llamada, has de caminar a paso rápido, con la urgencia necesaria, ¡al paso de Dios! De otro modo, corres el riesgo de quedarte en simple espectador.

En medio del júbilo de la fiesta, en Caná, sólo María advierte la falta del vino… Hasta los detalles más pequeños de servicio llega el alma si, como Ella, se vive apasionadamente pendiente del prójimo, por Dios.

Más pensamientos de San Josemaría.