Nos duele Guatemala, nos duele Paquistán

Noticias desgarradoras de dolor nos obligan a hacer un alto, reflexionar, orar y colaborar en todo cuanto podamos. El Sur de México, Guatemala y El Salvador han sido severamente golpeados por el huracán Stan. Decenas de nuestros Amigos en la Fe han quedado incomunicados, o han tenido severas pérdidas humanas o materiales.

Entre tanto, nos alcanzan las noticias de un devastador terremoto en el Sur de Asia. Siempre estas noticias causan dolor, pero en este caso hay un motivo adicional: cientos de niños y niñas han perecido al derrumbarse sobre ellos sus propias escuelas.

Por estas intenciones unimos nuestros corazones y nuestras oraciones.

Nobel de Medicina, Sínodo 2005, Ceuta y Melilla, Campaña en Bolivia, Turquía hacia la UE

El texto que sigue contiene las noticias destacadas para esta semana. Haz click aquí para escuchar qué lectura cristiana hacemos de estos acontecimientos.

Nobel de medicina a un hallazgo histórico que se dio por accidente

(EL TIEMPO)

Hasta que Barry J. Marshall (54 años) y J. Robin Warren (68 años) anunciaron en 1982 el hallazgo de la bacteria Helicobacter pylori, la gastritis, la úlcera y el cáncer de estómago eran atribuidos invariablemente al estrés y a la mala dieta que elevan la producción de ácido.

Esa creencia estaba tan arraigada, que la propia comunidad científica recibió la noticia con escepticismo. No era para menos: de la noche a la mañana dos investigadores postularon la posibilidad de que estas dolencias -que hasta entonces eran problemas de largo plazo y muy incapacitantes- podían ser causadas por una infección y tratadas con antibióticos.

El tiempo les dio la razón: hoy se sabe que esta bacteria es responsable de por lo menos el 90 por ciento de las úlceras intestinales y hasta del 80 por ciento de las gástricas (estomacales).

En declaraciones a BBC Mundo, Emilce Méndez, profesora de bacteriología de la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe, Argentina), explicó que el descubrimiento de la bacteria fue accidental. “Un día dejaron un cultivo de un trozo de mucosa gástrica y al volver de su fin de semana se encontraron en sus placas que la bacteria había colonizado el cultivo”.

Ambos investigadores descubrieron que el microorganismo estaba presente en casi todos los pacientes con inflamación gástrica, úlcera duodenal o úlcera gástrica. También lograron demostrar que los pacientes solo podían curarse adecuadamente cuando se erradicaba esta bacteria del estómago.

Para demostrar la validez de su teoría sobre la famosa bacteria, Marshall llegó a ingerirla, cayendo muy enfermo.

Fue esa tenacidad la que premió el Comité Nobel: “Gracias a los pioneros descubrimientos de Marshall y Warren, la úlcera ya no es la enfermedad crónica que generaba incapacidad, sino un mal que puede curarse con un breve régimen de antibióticos e inhibidores de secreciones ácidas”, dijo el jurado en sus considerandos.

Hoy las úlceras de estómago prácticamente no necesitan cirugía y los cánceres de este órgano disminuyen sensiblemente, aunque siguen siendo la segunda forma de cáncer más mortal en el mundo.

Seguir leyendo “Nobel de Medicina, Sínodo 2005, Ceuta y Melilla, Campaña en Bolivia, Turquía hacia la UE”