La vida

Ahora no me acuerdo quién dijo que la vida era como un juego que consistía en encontrarle las reglas. Me apropio de ese pensamiento hoy, mientras pido a mi Dios que me ayude a conocer su voluntad. Es tan fácil equivocarse; es tan sencillo acoger lo sensato, cuando lo sensato nos esquiva un dolor, nos ahorra un desierto, nos tapa por un rato la Cruz.

Dios: ten piedad de mí.

¿El programa del Papa?

Mirando al Papa; amándolo; rezando por él y con él; deseando de corazón ser fiel al camino que él nos muestra en nombre de Cristo vivo: con esas disposiciones he querido buscar ese “programa de gobierno” que Benedicto XVI no nos dio en la Misa de Inauguración de su Pontificado pero que ya parece bastante claro a tres meses de su servicio a la Iglesia Universal.

Seguir leyendo “¿El programa del Papa?”

En movimiento

Me impresiona el movimiento de personas en el verano de Europa. Los del Sur de camino al Norte, por ejemplo: España hacia Irlanda. Los del Norte hacia el Sur; por ejemplo, Alemania hacia Barcelona. La amplitud de horizontes lingüísticos y culturales que esto abre potencialmente es inmensa.

Aunque hay un riesgo que veo yo que amenaza especialmente al turismo joven: una cierta trivialización, un acostumbrarse a conocer sólo los lugares “play,” allí donde una juventud internacional y despreocupada sabe cómo pasar bien el presente, aunque sin mirar mucho ni al pasado ni al futuro. Ojalá me equivoque.