Si me desechas Tú, Padre amoroso…

Si me desechas tú, Padre amoroso, ¿a quién acudiré que me reciba? Tú al pecador dijiste generoso que no quieres su muerte, ¡oh Dios piadoso!, sino que llore y se convierta y viva. Cumple en mí la palabra que me has dado y escucha el ansia de mi afán profundo, no te acuerdes, Señor, de […]