Breve ordo para la semana del 21 al 27 de Enero de 2018

Homilías breves para esta semana:


Lectura Espiritual para esta semana:


Liturgia de las Horas para esta semana:

21 de Enero de 2018: Domingo III del Tiempo Ordinario, ciclo B

Lunes 22:

Martes 23:

Miércoles 24: Memoria de San Francisco de Sales, obispo y doctor de la Iglesia

Jueves 25: Fiesta de la Conversión de San Pablo

Viernes 26: Memoria de los Santos Timoteo y Tito

Sábado 27



Esta es la síntesis de un tema que te interesa

BENDECIDOS PARA BENDECIR

Míralo en video aquí.

I. Bendiciones y maldiciones en la Sagrada Escritura

Tres principios:

1. La palabra revela el ser. De lo que abunda el corazón habla la boca.

2. “Las palabras de Dios son obras” y “Él sostiene el universo con su palabra poderosa”

3. Toda obra, buena o mala, trae consecuencias que van más allá de la misma obra.

Cuatro ejemplos:

1. Dios bendice a Noé y renueva su bendición sobre la creación.

2. Dios bendice a Abraham y lo convierte en una bendición.

3. Dios enseña a Moisés cómo deben bendecirse los israelitas.

4. Dios nos ha bendecido en Cristo con toda clase de bendiciones.

Cinco contrastes:

1. NO SON PARALELAS la bendición y la maldición. En la bendición actúa el poder y la palabra de DIOS; en la maldición solo la voluntad de una creatura.

2. Dios puede obligar a bendecir. Recordemos el texto de Números 24. Recordemos lo que sucede en muchos exorcismos.

3. Dios transforma en bendiciones las maldiciones. Recordemos a Simei en 2 Samuel 16.

4. Cristo nos enseña a no pagar con la misma moneda. En efecto, quien maldice deja habitar maldad en su corazón, y ya esa es una derrota.

5. Los apóstoles nos enseñan que quien está en nosotros es más fuerte que el que está en el mundo (1 Juan 4,4). Y nos enseña a responder a quienes nos maldicen con una bendición: “Procurad todos tener un mismo pensar y un mismo sentir: con afecto fraternal, con ternura, con humildad. No devolváis mal por mal o insulto por insulto; al contrario, responded con una bendición, porque vuestra vocación mira a esto: a heredar una bendición” (1 Pedro 3,8-9). Incluso el padre Amorth decía que su ministerio consistía propiamente en bendecir a las personas, y que al bendecirlas expulsaba al demonio.

II. Hemos sido bendecidos en Cristo

La suma de nuestros delitos es grande; por eso dice el salmo: “Nuestros delitos nos abruman pero tú los perdonas” (Salmo 65,3). Y también dice otro salmo: “Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?” (Salmo 130,3).

Satanás es el acusador. Y según vemos, por la multitud de nuestras desgracias, no le resulta difícil ese oficio.

Por eso San Pablo dice en la Carta a los Colosenses que había una nota de cargo contra nosotros, que fue atajada precisamente por Cristo (Colosenses 2,14).

Hay dos tipos de acusación. Una es la simple condena, que quiere hundir y perder al culpable. Otra es la que hace ver el mal para vencerlo.

Mientras vamos en esta tierra, la primera forma de acusación es propia del demonio, y a ella se refiere Cristo cuando dice que “no juzguemos.”

Mientras vamos en esta tierra, la segunda forma es propia de Cristo y de sus apóstoles. Por eso nos llama a la conversión. Por eso habla fuerte y denuncia con claridad toda clase de pecados.

Acosado por el demonio, el hombre cae a menudo en dos errores: o pretende auto-absolverse y creerse inocente y bueno; o desespera de su situación y se cree un caso perdido. En el primer caso, cree que no necesita de Dios; en el segundo, cree que ni siquiera Dios será suficiente. Es decir, se siente ajeno o excluido: objeto de maldición.

La bondad de Cristo, en sus exorcismos, milagros, ternura, paciencia, generosidad rompe esas dos mentiras.

Cristo nos hace entender que si necesitamos de Dios y que Dios sí se ocupa de nosotros. La plenitud de esta revelación es el misterio de la Cruz.

III. Aptos para bendecir

¿Por qué bendecimos? Porque bendecir es traer la palabra buena de Dios a cada área de nuestra vida.

Bendecimos a Dios cuando proclamamos sus maravillas. Nuestras bendiciones son tomar conciencia de todo el bien que hemos recibido.

Bendecir a Dios es responder con amor a su amor; es hacernos sensibles a sus bienes, que son los únicos verdaderos. Los frutos de esta bendición son la paz, la alegría, la bondad, el deseo de servir al Señor.

A medida que conocemos mejor su fuerza, su sabiduría y su misericordia, crece nuestra certeza de su victoria y somos cada vez más fuertes con la fortaleza que Él mismo nos concede.

Bendecimos a las personas porque sabemos que la única luz, la única gracia, la única noticia realmente importante en cada corazón es la que revela su Palabra.

A los enemigos los bendecimos poniendo la Palabra de Dios entre ellos y nosotros. La oración mejor aquí es: “Señor, cumple tu voluntad en…”

A los amigos, compañeros, socios, colegas, los bendecimos porque queremos que reine Cristo en ellos y entre ellos y nosotros.

A los hijos, alumnos, discípulos los bendecimos porque queremos como Abraham compartirles la gracias que hemos recibido. Más allá de nuestros consejos, ellos necesitan a Jesucristo, el Señor.