Permanecer en vela, ordena Cristo

Tres palabras nos conducen poco a poco al centro de esta parábola: Dios que llega “como un ladrón” en la noche; la necesidad de cuidar los verdaderos tesoros; y para ello, sabernos siempre administradores que un día rendiremos cuentas.

Play