Una vida marcada por la Pascua, 12 de 12: Luces de Pascua

(Continuación del diagnóstico iniciado en la conferencia anterior: )

+ Reducir. Hoy en día se trata al Cristianismo como una alternativa más. A través de un método de erosión del subsuelo se va disolviendo el Cristianismo. No es un ataque directo y descarado sino algo más sutil. Cuando se reduce el Cristianismo a un mensaje ético entonces todo lo sobrenatural desaparece y todo se queda en ser buena persona. La Cruz no es necesaria en ese caso.

Resulta así una religión que se llama “Buenismo,” según la cual con ser buena persona es suficiente para salvarse. Cristo se queda en un maestro entre otros más. La gran consigna es vive y deja vivir. Aquí no se busca la santidad, el sacrificio, la penitencia, etc.

Otra reducción es convertir el Cristianismo a un conjunto de Terapias. Hay que aprender a respirar, a canalizar energías, a hacer concentraciones, … A lo que se llega es a igualar todas las religiones.

+ Disecar. Consiste en dejar un recuerdo donde antes hubo vida. Este ataque es muy típico también en Europa. ¿Cómo se ha llegado a destruir el Cristianismo sin tocar el arte cristiano? Las iglesias no se destruyen pero quedan reducidas a museos. Se intenta a toda costa borrar el Cristianismo eliminando las asignaturas de Religión en los centros de estudio. Con el neo-paganismo se quiere cerrar el Cristianismo como un oscuro paréntesis. Los niveles de degeneración que la sociedad actual ha llegado son duros y difícil de describir y por ello la corrupción empieza desde la más tierna infancia.

* Esta situación tan triste como real nos tiene que llevar a la penitencia y a ofrecer nuestros sacrificios por la conversión de los pecadores. Estamos para amar a Cristo, para conocerlo, servirlo y ofrecerle.

* Luces de Pascua.

(1) Hay “especies en vías de extinción”, por ejemplo, aquellos sacerdotes funcionarios, antesala de la muerte de la fe, que viven su ministerio como el que está en una oficina cumpliendo unos horarios. Los católicos de toda la vida pero que en el fondo han pactado con la mediocridad, con la rutina y sin deseos de luchar. Los prelados en trance de príncipe, denunciados varias veces por el Papa Francisco.

(2) ¿Dónde está el Camino? El Camino lo componen estas cinco palabras:

Evangelización – Arrepentimiento – Conversión – Experiencia viva de la Gracia – Vínculo a una Comunidad.

Este es el Camino de la Iglesia y éste es el Camino en el que sucede la Pascua. Estas cinco palabras se van implicando unos a otras. Este Camino es una realidad y ya se da en algunas Comunidades Eclesiales. Por ejemplo, en España Iesu Communio, El Hogar de la Madre. Por supuesto, hay que cuidar y evitar algunos riesgos.

¿Cuáles son los riesgos?

+ El protagonismo y quedarnos en la figura del líder de la Comunidad. Los Focolares y Comunión y Liberación han dado un buen ejemplo de superación de esa tentación.

+ Las divisiones dentro de la Iglesia y el Sectarismo, como ha sucedido en algunos episodios con el Camino Neocatecumenal. Cuando no hay participación total en esos grupos, surgen los rechazos.

+ Los neoconservadores tienden a posturas extremas que también son sectarios. (uso de la sotana 24/7)

+ Algunos métodos se realzan demasiado hasta el punto que se cosifica el Espíritu Santo, despreciando su Gracia. (Seminario del Espíritu y Carismáticos). Exaltación de lo extraordinario.

+ Excesiva exaltación de lo ordinario, que excluye y mutila la actuación del Espíritu. (ha sucedido como tentación en el Opus Dei).

(3) Hay que abrir el corazón para evitar el sectarismo y orar más. Hay que orar más. A los corazones solo los conquista Dios, pero al corazón de Dios solo lo conquista la oración.

(4) Fuentes de esperanza. No hay que desesperar sino más bien ver en toda esta situación tan complicada, ocasiones para el anuncio de la Gracia. No olvidar que Dios no nos abandona y que Dios está vivo. Nuestro Dios está obrando y está a cargo.

(5) Santidad entre nosotros. Hay santos no canonizados en medio de nosotros. Gente que ha abierto su corazón a la Gracia y ha muerto santamente. Dios tiene santos que nadie conoce. Estos santos anónimos son los que sostienen la Iglesia. Estos santos ocultos permanecerán así porque Dios no tiene interés en que sean conocidos. La intercesión de los santos y de los ángeles de la guarda es muy importante. Confiemos en que Dios nos lleva y que nadie va a poder vencernos. El testimonio de los santos nos dice que este no es tiempo para cobardías o desalientos, sino tiempo para darle la Gloria a Dios.

Play

Una vida marcada por la Pascua, 11 de 12: La Pascua en nuestros tiempos

La Pascua en nuestros tiempos

* Cuando alguien muere a veces se dice que el difunto ya tuvo su Pascua. Esa manera de hablar es desafortunada:

(1) porque nunca hay certeza de que el alma de esa persona está ya en el Cielo y además…
(2) porque la plenitud de la Pascua implica la plenitud de la victoria de Dios sobre nosotros y nuestra muerte corporal. Pero solo con la Resurrección de la Carne se puede hablar de una plenitud de la Pascua. Otra razón sería…
(3) porque nuestra Pascua tiene que ser todos los días y no podemos esperar a la muerte.

La Pascua es completa sólo en Nuestro Señor Jesucristo y en María Santísima.

* ¿Cómo se vuelve nuestra vida Pascua? Cada día ha de ser paso de las tinieblas a la luz, de la esclavitud a la libertad y de la muerte a la vida. Cada vez que nos vencemos a nosotros mismos avanzamos la vivencia de la Pascua. Pero ensanchemos la visión:

(1) Fijémonos cómo la Virgen amplía su mirada y Ella sale de sí misma. En el Magnificat vemos que María es consciente del entorno donde vive. Su mundo es grande y ve actuar al Señor a gran escala. La manera que tiene la Virgen de intervenir en nuestro mundo no es a través de mensajes prefabricados de supuestos videntes que son ajenos a la sociedad actual. En Caná, Ella se da cuenta que falta vino. Está pendiente y despierta a la necesidad de la gente.

(2) Por ello, estar sellados por la Pascua no consiste en estar obsesionados en una perfección individualista. ¿Qué significa una vida marcada por la Pascua en el día de hoy? Descubrimos un Combate Espiritual. Un Combate que tiene cuatro dimensiones: Anestesiar, Reprimir-Perseguir, Reducir y Disecar. Hay un lado muy oscuro en este Combate que no deja de ser lógico porque se trata de pasar de las tinieblas a la luz, de la esclavitud a la libertad y de la muerte a la vida. Descubriremos mi Pascua/nuestra Pascua cuando aprendamos a salir de las oscuridades a base de empujar todos juntos la Pascua de Cristo.

+ Anestesiar.
El demonio quiere que estemos distraídos, adormilados e incapaces de darnos cuenta de lo que pasa. Varias maneras de anestesiar:

– Normalizar: todo es normal, que es lo que se llama reingeniería social: modos de cambiar valores y compartimientos a gran escala. Hay varios recursos:
(i) Guerra semántica que manipula las expresiones, emociones y sentimientos; usan términos que no existen, exclusiones ficticias y discriminaciones falsas sin derechos previos.
(ii) Humor es otro recurso que se usa para normalizar pero antes de las batallas dialécticas. El amanerado lejos de ser repulsivo ahora pasa a ser un tipo gracioso. Las celebridades haciendo actos homosexuales producen efecto normalizador en la gente.

– El sofisma del progreso: se formulan falsos argumentos para “probar” que lo que viene del pasado se debe superar y olvidar solo por ser del pasado. La gente se excusa de razonar por el sofisma de los ciclos (es cuestión de modas que se repiten).

+ Reprimir-Perseguir: Sucede de varias maneras (7):

– Con Violencia Directa o Terrorismo. Es el caso de Boko Haram en Kenia, del Fundamentalismo Islámico en Irak, Siria, etc., con ISIS donde miles de cristianos están siendo torturados y martirizados.

– Exclusiones.

(i) Exclusiones macro. Se trata desde los gobiernos de amordazar y silenciar la Iglesia
(ii) Exclusiones micro. En la Pastoral Juvenil, cuando los jóvenes resultados excluidos por ser diferentes a la mayoría de la juventud.
(iii) Exclusiones académicas. Algunos teólogos españoles heterodoxos y muy reconocidos mundialmente han hecho que los teólogos ortodoxos se sientan excluidos y callen por miedo a lo que dirán. Se vuelven cómplices y cobardes.

– Manipulación arbitraria de derechos y libertades. La libertad de conciencia y la libre expresión pueden entrar en colisión. Esos dos derechos colisionan y ¿quién dirime? La justicia, aparentemente. Siempre hay un derecho para atacarte y siempre hay un derecho que tú estás rompiendo. Llegará el momento que parece que no tenemos ninguna protección.

– Distorsión de la Historia. Con calumnias y mentiras se infiltran con el mayor descaro aprovechándose la ignorancia popular.

– Propaganda negativa. Como hicieron los nazis con los judíos.

– Ridiculización de la Iglesia. Con ciertas películas difamatorias es bastante común.

– Amenazas legales. Se hace para evitar que salgan a la luz temas importantes incluso dentro de la iglesia por considerarla un lugar público.

Play