LA GRACIA del Sábado 7 de Diciembre de 2013

El consuelo de Dios no elimina los dolores presentes sino que muestra que son útiles y valiosos para un futuro diferente.