LA GRACIA del Martes 20 de Agosto de 2013

La nuestra no es una religión de perdedores; todo cuanto sacrificamos es inversión que hacemos y que a su tiempo dará fruto abundante.