ESCUCHA, el sacerdocio de la perfecta union de voluntades

El sacrificio de pan y vino ofrecido por Melquisedec prefigura la serena comunión de voluntades propia del sacrificio de Cristo en la Cruz.