ESCUCHA lo bueno de los tiempos angostos

La angustia es el tiempo “angosto.” La presión puede amargarnos o desesperarnos pero también puede ayudarnos a darle el primer lugar al primero: DIOS.