ESCUCHA, el bien de la alegria en la evangelizacion

La alegría y una personalidad encantadora a menudo son instrumentos de engaño y pecado. Josafat mostró que pueden servir también para las más nobles causas.