LA GRACIA del Lunes 04 de Junio de 2012

Los enormes bienes recibidos de Dios nos liberan de la baja ambición que lleva finalmente a corrupción en el mundo presente.