LA GRACIA del Jueves 1 de Septiembre de 2011

Play

Cuando Cristo nos envía “mar adentro” sabemos que dependemos, no de nuestra experiencia o nuestras técnicas, sino únicamente de su divina palabra, que no falla.

Play