agosto 18, 2011

Aprender a prometer

Tres son las condiciones de una verdadera promesa o voto: que se trate de buscar un bien mayor, que la decisión se tome en libertad, y que su motor sea el amor a la gloria de Dios.