agosto 10, 2011

LA GRACIA del Viernes 12 de Agosto de 2011

La pregunta de los fariseos es una trampa: habiendo dos interpretaciones sobre el divorcio, saben que Cristo no puede complacer a todos y así tendrán de qué acusarle. Pero Cristo vence a nombre de una ley más fundamental.