LA GRACIA del Lunes 8 de Agosto de 2011

Un testimonio personal sobre la figura, tan atrayente, de Santo Domingo de Guzmán.