Volver a empezar, esta vez desde la abundancia del don divino

Cuando la mente diseña y actúa desde la escasez, ve en los demás seres humanos competidores y peligros, y por tanto, enemigos. Jesús trae una mentalidad contraria, que empieza por reconocer, agradecer y compartir los donde recibidos.