Un Corazon como no hay otro

El Evangelio de la Fiesta del Inmaculado Corazón de María nos recuerda dos cosas importantes: (1) Que suele tomar tiempo comprender las razones de Dios. (2) Que Cristo es inagotable y que rebasa aún a los más santos y sabios.