Apocalipsis 10 de 12: Imagenes del Mal

Play

Apocalipsis: Un Canto de Esperanza

Tema 10: Imágenes del mal

Transcripción

Haz click aquí para agregar, leer o editar la transcripción de esta predicación. Haz click aquí para agregar, leer o editar la transcripción de esta predicación.

Audio original

Play

Resumen

* El clímax del relato en el Apocalipsis es la confrontación entre el bien y el mal. ¿Cómo aparece el mal en este libro? Bajo siete figuras. Las tres primeras forman una especie de caricatura de la Trinidad; son el Dragón-Serpiente, la Bestia y la Bestia II. Luego están Babilonia y su representación antropomórfica, la Gran Prostituta. Y por último, la Muerte y el Hades, que representan el hecho de morir, o la condena a morir que pesa sobre todo lo viviente en este universo visible, y el hecho de estar muerto, y por consiguiente ser relegado a la irrelevancia y al insignificancia.

* El Dragón o Serpiente es el demonio. Pero para obrar en la historia humana necesita remedar la encarnación, y eso es lo que realiza la Bestia, que entonces representa el mundo puesto como fin en sí mismo, o el poder que se auto-idolatra. Para seducir a las gentes y llevarlas a este culto absurdo está la retórica y el poder de la Segunda Bestia, que obra prodigios.

* ¿Cómo se defienden los elegidos de Dios? Se apegan a Cristo “donde quiera que vaya” y renuncia a toda “fornicación” permaneciendo así “vírgenes” cerca del Cordero. Además, proclaman que sólo hay que adorar al Creador. Finalmente, conservan la certeza de que aliarse con el mal sólo produce desastre, y así resisten con esperanza.

* El mundo está maduro para la confrontación y por eso son segadas y vendimiadas las naciones. Lo que ha de aparecer es la verdad, lo que en realidad había en cada uno. Tal es el propósito de las últimas “plagas.” Son como el proceso de detener o desmontar paso a paso a la creación, no de destruirla, para que aparezca la verdad. Y la verdad que aparece es triste: el mundo no sólo no reconoce su culpa, sino que es incapaz de gratitud y al contrario quiere culpar a Dios.

* La Prostituta, calcada de perfiles de mujeres perversas de la Escritura, desde Dalila y Jezabel hasta Salomé, se identifica entonces como una especie de presencia visible del reino de la Bestia. El Apocalipsis identifica con bastante claridad a esta “Babilonia” con la Roma imperial que no se sacia de sangre de mártires. Pero Babilonia cae, de repente, como una mentira que se descubre o un fraude desenmascarado. La opinión pública, los grandes poderes de la política y los grandes magnates de la economía se lamentan por ella, y quedan sobrecogidos.

ATENCIÓN: Escucha el retiro completo, o baja las notas de los doce temas, en PDF.