Apocalipsis 07 de 12: Una vision de conjunto de las profecias

Apocalipsis: Un Canto de Esperanza

Tema 7: Visión de Conjunto de las Profecías

Transcripción

Haz click aquí para agregar, leer o editar la transcripción de esta predicación. Haz click aquí para agregar, leer o editar la transcripción de esta predicación.

Audio original

Play

Resumen

* La línea directriz del Apocalipsis está en la frase con que se presenta a Jesucristo: “El que era, el que es, el que ha de venir.” Lo que Cristo ha sido y es se manifiesta especialmente en los capítulos 1 a 3, en los que se destaca el verbo “conozco.” El resto del libro, capítulos 4 a 22, entreabre “lo que ha de suceder pronto” a través de una serie de imágenes proféticas.

* Ese futuro tiene tres grandes etapas: preparación, confrontación y victoria. La preparación se presenta a través de tres series: siete sellos, siete trompetas y siete plagas.

* Los “sellos” aluden a la autoridad de un rey o emperador que sella con lacre un documento, edicto o carta. Las “trompetas” sirven para dar alarma, para llamar a la batalla o para reunir a la gente. Las “plagas” indican sobre todo la solidaridad de la creación tanto en el pecado como en la redención. Lo creado sólo alcanza su plenitud a través del ser humano amado y redimido por Cristo.

* En el plano de la historia personal puede verse esta tríada así: los sellos son los designios providentes; las trompetas, las amonestaciones de la conciencia; las plagas, las contradicciones y frustraciones. Todo ello: caricias, correcciones y desengaños, son necesarios para estar preparados a la hora de la prueba.

ATENCIÓN: Escucha el retiro completo, o baja las notas de los doce temas, en PDF.

Play

Apocalipsis 06 de 12: Mensajes a las Iglesias, 2a. parte

Apocalipsis: Un Canto de Esperanza

Tema 6: Mensajes a las Iglesias, 2a. parte

Transcripción

Haz click aquí para agregar, leer o editar la transcripción de esta predicación. Haz click aquí para agregar, leer o editar la transcripción de esta predicación.

Audio original

Play

Resumen

* Es posible hacer una lectura “transversal” de las siete cartas a las iglesias, tomando los elementos que se repiten. Por ejemplo, Cristo, ¿cómo aparece en esos mensajes? Él es “El que tiene en su mano derecha las siete estrellas y camina en medio de los siete candelabros de oro;” “El Primero y el Ultimo, el que estuvo muerto y ha revivido;” “El que tiene la espada de doble filo;” “El Hijo de Dios, el que tiene los ojos como llamas de fuego y los pies semejantes al bronce fundido;” “El que posee los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas;” “El Santo, el que dice la Verdad, el que posee la llave de David, el que abre y nadie puede cerrar, el que cierra y nadie puede abrir;” “El que es Amén, el Testigo fiel y verídico, el Principio de las obras de Dios.”

* Él, en síntesis, es el Cristo, verdadero Dios, que conoce la realidad de la vida humana, hasta su último rincón; que ha irrumpido con poder de lo Alto en la historia para dar a Dios todo honor y gloria, y salvar a su pueblo escogido de entre las naciones.

* Con ese mismo método de lectura transversal de las cartas a aquellos cristianos, uno puede enumerar sus principales rasgos positivos: (1) La paciencia (capacidad de padecer sin desalentarse); (2) La fidelidad en la prueba, aferrándose a la Palabra; (3) discernimiento y solidez en la doctrina cierta del Evangelio; (4) caridad mutua y servicio a todos.

* Sin embargo, en algunos casos aparecen también rasgos negativos: (1) Sincretismo y apelación a la magia o lo esotérico; (2) Hipocresía y fiarse de fachadas y apariencias; (3) Mediocridad y tibieza; (4) Divisiones internas. Para estos males el texto hace propuestas específicas que siempre incluyen un llamado a la conversión y a la escucha fiel del Señor.

ATENCIÓN: Escucha el retiro completo, o baja las notas de los doce temas, en PDF.

Play

VIII-B. Conserva la confianza en tu Dios

287. Si Dios está de nuestra parte, ¿quién estará en contra? El que no reservó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros ¿cómo no nos va a regalar todo lo demás con el? (Rm 8,31-32)

288. Por consiguiente, quien crea estar firme, tenga cuidado, no caiga. Ninguna prueba os ha alcanzado que sea sobrehumana. Fiel es Dios y no permitirá que seáis probados por encima de vuestras fuerzas, con la prueba os abrirá una salida para que podáis soportarla. (1 Cor 10,12-13)

289. Tú eres mi siervo, te he elegido y no te he rechazado. No temas, que yo estoy contigo; no te angusties, que yo soy tu Dios: te fortalezco y te auxilio y te sostengo con mi diestra victoriosa. (Is 41,9-10)

290. No temas, que te he redimido, te he llamado por tu nombre, tú eres mío. Porque te aprecio y eres valioso y yo te quiero. No temas, que contigo estoy yo. (Is 43,1.4)

291. No temáis la afrenta de los hombres, no desmayéis por sus oprobios: pues la polilla los roerá como a la ropa, como los gusanos roen la lana; pero mi victoria dura por siempre, mi salvación de edad en edad. (Is 51,7-8)

292. Así dice el Señor: ¡Maldito quien confía en el hombre y busca apoyo en la carne, apartando su corazón del Señor! Será cardo estepario que no llega a ver la lluvia. ¡Bendito quien confía en el Señor y busca en él su apoyo! Será un árbol plantado junto al agua, arraigado junto a la corriente; cuando llegue el bochorno no temerá, no deja de dar fruto. (Jer 17,7-8)

293. En el mundo pasaréis aflicción; pero tened ánimo, yo he vencido al mundo. (Jn 16,33)

294. El Señor es mi lote, me digo, y espero en el. El Señor es bueno para los que en él esperan y lo buscan; es bueno esperar en silencio la salvación del Señor. (Lm 3,24-26)

295. Aquel día dirán a Jerusalén: No temas, Sión, no te acobardes; el Señor, tu Dios, es dentro de ti un soldado victorioso que goza y se alegra contigo renovando su amor. (Sof 3, 16-17)

296. Da su recompensa, Señor, a los que te aguardan, y que tus profetas queden acreditados. (Sir 36,15)