junio 6, 2011

Hacia la madurez de la fe

La fe no nace ya perfecta sino que debe crecer por lo menos en dos direcciones: (1) Centrarse cada vez más en lo que Dios puede y no en lo que nosotros no hemos podido; (2) Pasar del simple pensar correcto al obrar coherente.