El deber de ser verdaderos y el derecho a ser salvos

Cristo habla con autoridad divina cuando presenta sus palabras al mismo nivel, o aun superior, que los mandatos transmitidos por Moisés. Y el plan divino apunta a una perfección de intención que nos obliga a ser verdaderos y luego arrepentidos, humildes y salvos.