septiembre 19, 2010

El mal no tiene que tener poder en ti

Hay remedio para la codicia, si se cultivan tres cosas: la honradez, desde una convicción interna; la misercordia, desde un corazón solidario; y la oración, desde la certeza de que sólo Dios es Señor de todos. Una homilía para el Domingo No. 25 del Tiempo Ordinario, en el Ciclo C.

Dominio propio

“Una voluntad debilitada es incapaz de dirigir bien la propia vida. Dejarse arrastrar por los vientos de la pasión no es libertad, porque no lleva a hacer lo que uno quiere, lo que realmente le da la gana, sino lo que espontánea y trivialmente le viene en gana. Por eso es preciso formarse a uno mismo para poner pasión en lo bueno y sentir desagrado por lo malo: eso será… Leer más »Dominio propio