La codicia se alimenta de muertos

Homilía para el Domingo No. 25, sobre aquello de no servir a Dios y al dinero: el dinero se vuelve otro “dios,” un dios falso que se alimenta de sangre humana.